Ir a FORMULATV

‘DARK’: La atmósfera te atrapa, el guion te suelta

Jueves 27 de Junio de 2019 12:11
 

Antes de sentarme a ver la segunda temporada de ‘DARK’ he visionado el resumen de la tanda anterior que Netflix ofrece al comienzo del nuevo episodio. Incluso he decidido leer algo sobre cómo acabó el capítulo final de la primera temporada, cosa que me ha servido de poco, porque sigo sin enterarme de lo que ocurre en la ficción alemana.

‘DARK’ es una apuesta fuerte, está claro que no es apta para todos los públicos, y no vale solo con permanecer atento, sin pestañear, a cada escena. Son tantos los personajes y las etapas en las que se centra la serie que convierten en una odisea enterarte de algo. En ocasiones me recuerda a ‘Twin Peaks’, por lo raro del universo que se han montado en la serie europea, incluso hay personajes que llaman la atención por su aspecto bizarro o por detalles que caracterizan a cada uno de ellos, como el señor del parche con gafas, el travesti que se prostituye en una caravana o el tipo haraposo que dice ser Jonas. Sin embargo, David Lynch supo cómo atrapar a la audiencia desde el principio, aunque luego trampeara el argumento de la serie y se centrara en un género que tuvo poco que ver con sus inicios. En cambio, el drama de Netflix ha empezado desde lo más excéntrico, sin disimulo.

‘DARK’: La atmósfera te atrapa, el guion te suelta

El espectador no solo tiene que reconocer a los diversos personajes que fueron apareciendo en la primera temporada, además hay que distinguir quién es cada uno de ellos en las diferentes épocas, obviamente interpretados por distintos actores y actrices, algo que complica el trabajo de los seguidores de ‘DARK’. En la serie se esfuerzan por hacer evidente quién es cada uno de ellos, con planos recurrentes y transiciones generosas, pero dos escenas después se me ha olvidado.

Gran parte de la culpa puede ser mía, porque me acabo perdiendo en este enjambre de personajes, esforzándome más por saber quién es quién que por la trama en general. Y es que aquí llega la parte de culpa que tienen los guionistas, que han construido una historia en la que he perdido el interés, y da la sensación de que llevamos más de diez episodios girando en torno a lo mismo, sin avances. El perfil de los protagonistas es similar en todos los casos, gente aburrida y sosa, da la sensación de que se trate de muertos vivientes, y oye, igual van por ahí los tiros.

‘DARK’: La atmósfera te atrapa, el guion te suelta

Parece que ‘DARK’ cuenta con los ingredientes apropiados para enganchar a los nostálgicos de la ciencia ficción de los 90, con un toque moderno que engancha cuando ves cualquier resumen o tráiler. La decepción llega después, al descubrir la banalidad del guion, con incógnitas que se acumulan, y respuestas que no sacian, porque cuando llegan no recuerdo ya cuáles eran las preguntas a las que están dando solución. Tienen un tremendo galimatías dirigido al público minoritario, no tengo dudas de que esos cuatro usuarios de Netflix disfrutan con este croquis.

Insisto en que la premisa fue brillante, y por eso me he decidido acercar a la segunda temporada de ‘DARK’. Soy un iluso, aunque en el fondo sabía que no sería capaz de continuar durante ocho capítulos más con este enjambre de dudas y saltos temporales. Me da pena porque adoro el trasfondo de esta serie de ciencia ficción, con una central nuclear como telón de fondo, personas desaparecidas y la conspiración que tiene unos intrigantes experimentos como núcleo. En el primer episodio de la segunda temporada tampoco faltan las referencias a Chernóbil, otro minipunto a su favor.

‘DARK’: La atmósfera te atrapa, el guion te suelta

No he querido ser derrotista con esta humilde crítica, de hecho pienso que ‘DARK’ tiene escenas para enmarcar, y su atmósfera ha hecho que aguante ante la pantalla más de lo que podría haber aguantado con otra serie de contenido similar. No obstante, he llegado a la conclusión de que una factura cuidada y un paisaje sobrio no es suficiente para mantenerme enganchado, no le pillo el gusto a la historia, y es fácil perder el hilo desde el primer segundo. Quién sabe, tal vez en unos meses vuelva a autoconvencerme de que debería dar una nueva oportunidad a ‘DARK’, pero ahora no es el momento. “El problema no eres tú, soy yo”, le diría a la serie de Netflix antes de cortar la relación.

Dale al Stop en Twitter e Instagram

Comentarios

Necesitas ser usuario registrado de FormulaTV.com para comentar en este blog. Conéctate o haz clic aquí para registrarte

Sobre este blog...

Si quieres conocer un nuevo punto de vista sobre las series o películas actuales y del pasado este es el blog que buscas. Desde 'Dale al Stop' se analizarán diferentes capítulos, series o personajes. Nada será indiferente
Creado por
Categorías
Archivo
logo noxvo  Comunidad de blogs de televisión FormulaTV | Aviso Legal | Publicidad