Ir a FORMULATV

San Valentín y las series de televisión

Viernes 14 de Febrero de 2014 08:25
 

San Valentín y las series de televisión

Vamos a dejarnos de eufemismos y ataquemos el tema de frente: San Valentín es una mierda. Lo es si tienes pareja (siempre habrá uno al que le gustará más que al otro, con las broncas, pollos y recriminaciones tipo 'eres un patán insensible que no se interesa por lo que a mí me importa' correspondientes) y lo es si no la tienes porque, en este último caso, estarás condenado a pasarte el día viendo cómo parejas acarameladas revolotean a tu alrededor en su burbuja de amor mientras tu plan más interesante esa noche será quedarte en casa emborrachándote mientras ves Energy hasta que te sangren los ojos o pierdas el conocimiento.

Cabe recordar que San Valentín empezó a celebrarse en España allá por la segunda mitad del siglo XX, con lo que en ningún caso estaríamos hablando de una tradición tan nuestra como hincharnos a polvorones en Nochebuena o sacar a pasear santos por Semana Santa. Dicen las malas lenguas (bueno, en realidad lo dice la Wikipedia) que San Valentín fue una festividad que importó Galerías Preciados del mundo anglosajón con el único fin de vender productos en un mes tan gris y deprimente como febrero. Y como sucede con el creciente arraigo de Halloween en nuestra cultura popular, las series de televisión han jugado un papel fundamental a la hora de hacer que integremos San Valentín en nuestro directorio mental de celebraciones anuales.

De igual manera que pasa con Navidad, Halloween o Acción de gracias (estoy más que seguro que tarde o temprano acabaremos en España poniéndonos morados a pavo el cuarto jueves de cada mes de noviembre), los episodios temáticos dedicados a este día en mitad del frío febrero han ayudado a popularizar San Valentín, a alimentar los deseos de noches románticas por parte de novias ilusionadas o a que nos identifiquemos con el soltero de nuestra serie favorita cuando pasa la noche de San Valentín solo en casa comiendo helado en pijama.

Cuando pienso en San Valentín, no puedo evitar recordar ese magistral episodio de la primera temporada de Friends en el que Monica, Phoebe y Rachel llevan a cabo una especie de ritual de limpieza mística anti hombres (con el consiguiente incendio provocado por la grappa de Paolo) mientras Ross intenta recuperar patéticamente a Carol y Chandler se ve atrapado en una cita doble con Joey, su acompañante y la recurrente Janice. Pero, sin duda, de lo mejor del episodio es el diálogo entre Phoebe y Rachel mientras hacen su ritual de purificación: durante la enumeración de ingredientes, Phoebe espeta que necesitan "el semen de un hombre honrado". Rachel, torciendo el gesto, le replica que "si tuviéramos eso no estaríamos aquí haciendo este ritual". Magnífico.

Los Simpson también han ayudado mucho a enraizar San Valentín en nuestro inconsciente, especialmente con ese sublime episodio de la cuarta temporada en el que Ralph se enamora perdidamente de Lisa después de que ella, por pena, le mande una tarjeta de San Valentín con el ya famoso "Eres muy chu-chu-chuli" (que ilustra este post). El momento en que Lisa le rompe el corazón a Ralph en televisión durante una gala de Krusty o cuando Ralph, intentando cortejarla, le hace la magnífica pregunta "Oye... ¿te gusta... algo?", son ya historia de la televisión.

Pero cuando se habla de San Valentín, series y episodios clásicos no hay que olvidarse del gran perdedor de las series televisivas de los ochenta y noventa, del loser por antonomasia de las teleseries, del nerd de las sitcoms: Steve Urkel. Aunque su técnica del martillo pilón acabaría dando resultados muchos años después, en la tercera temporada de Cosas de casa Steve intentó que Laura accediese a salir con él por San Valentín presentándose en su casa disfrazado de Cupido. Ella, evidentemente (como cualquiera en sus cabales), le mandó a freír espárragos porque ya tenía una cita con el masticabragas de turno del instituto. Steve, por eso, conocía que el tío quería quitarle el precinto a Laura en el asiento trasero de su coche o donde le pillase más a mano, por lo que Steve intentó disuadirla de que saliese con él. Laura, molesta porque pensaba que los celos de Steve iban demasiado lejos al poner de obseso a su chorbo, se enfadó seriamente con él. Pero no fue hasta cuando el maromo intentó ir más allá de donde la virtud recomienda que Laura rectificó y pidió disculpas a Steve. Pero sin seguir saliendo con él, claro.

De estas series es la culpa de que todos tengamos San Valentín tan interiorizado. De estas y de The Big Bang Theory, Buffy Cazavampiros, Community, Cómo conocí a vuestra madre, Modern Family y tantas otras que han contribuido a fijar en nuestra mente que San Valentín son corazones de papel, regalos, cenas románticas, miradas acarameladas y algún que otro desengaño. Porque a veces, además de hacérnosla más llevadera, la tele también nos jode un poquito la vida. Feliz San Valentín.

Comentarios

Necesitas ser usuario registrado de FormulaTV.com para comentar en este blog. Conéctate o haz clic aquí para registrarte

logo noxvo  Comunidad de blogs de televisión FormulaTV | Aviso Legal | Publicidad