Ir a FORMULATV

Especial Eurovisión 2015: Segunda semifinal

Miércoles 20 de Mayo de 2015 09:34
 

Especial Eurovisión 2015: Segunda semifinal

17 países más pasarán por el escenario de Viena mañana por la noche buscando el pase a la final. Sólo 10 de ellos lograrán sumarse al Reino Unido, Italia, España, Alemania, Francia, Austria y Australia (países directamente en la final) y a Albania, Armenia, Bélgica, Estonia, Georgia, Grecia, Hungría, Rumanía, Rusia y Serbia. Vamos ya con el repaso país por país:

Lituania

Empezamos la segunda semi con un dúo chico-chica, el primero de los muchos que veremos mañana en el escenario de Viena. This Time es el título de la canción con la que Lituania buscará su primera victoria en Eurovisión, y lo hace con mucha armonía vocal y con un toque country (qué sorpresón) que nos recuerda a cualquier canción del Babel de los Mumford and Sons. Lo malo es que llegan varios años tarde y que hay momentos en que sus voces se hacen demasiado estomagantes con tanto uo-uo-uou.

Nota: 4

¿Pasará a la final? No lo veo muy claro.

Irlanda

El país que más veces ha ganado Eurovisión vuelve a intentarlo con uno de sus puntos fuertes: las baladas. Como si de la desaparecida en combate Lucie Silvas se tratase, Molly Sterling nos canta sus penas sentada frente a un piano, que eso siempre da el pego. El problema es que la canción es bastante plana y, aunque la chica canta bien y es moderadamente mona, los noventa hace mucho que quedaron atrás. No le deben faltar velas a San Patricio por toda Irlanda para que Molly pase a la final, no.

Nota: 4,5

¿Pasará a la final? Tampoco lo veo claro. Estoy negativo, hoy.

San Marino

Por primera vez en varios años, Valentina Monetta no representa a San Marino en Eurovisión. Y la verdad es que apartarla del festival no ha sido demasiado buena idea, porque la canción con la que la Andorra de Italia intenta volver a la final de Eurovisión es, simplemente, horrible. A ello se le suma un videoclip que no hay por dónde cogerlo, que parece grabado por estudiantes de primero de Comunicación Audiovisual (¿aún existe esa titulación, jóvenes?) como trabajo de final de asignatura. Un despropósito, oigan.

Nota: 1

¿Pasará a la final? Por favor, no.

Montenegro

La cuota étnica de Eurovisión llega este año con Knez y su Adio, una de las pocas canciones que escucharemos en el festival de 2015 interpretado en la lengua vernácula del país. Dejando de lado la americana del tal Knez, que parece comprada en el bazar Yun Lin de la calle Trafalgar de Barcelona, como tema folk y representativo del país pues, oye, no está mal. Ojo, lo digo desde mi profundo desconocimiento de los avatares vitales montenegrinos, pero digo yo que algo representativo será, ¿no? Sea como fuere, parece que a las casas de apuestas no les hace demasiada gracia los cantes de este señor, con lo que es poco probable que pase a la final.

Nota: 2

¿Pasará a la final? Pues mira, no.

Malta

El país al que muchos adolescentes logran ir a estudiar inglés en verano engañando vilmente a sus padres tampoco parece haber acertado este año con su propuesta para Eurovisión. Además de presentar una canción homónima a la georgiana -también se llama Warrior-, esta es peor que la de su compañera Nina Sublatti (que, digáis lo que digáis, sigue pareciéndome un cuadro). Aunque ninguna de las dos canciones logrará pasar a la historia del pop, esta precisamente está condenada al olvido eurovisivo.

Nota: 1,5

¿Pasará a la final? Ni de broma.

Noruega

De una de las canciones más olvidables pasamos a otra de las favoritas; al menos para quedar de las diez primeras. Noruega nos trae a (oh, sorpresa) un dúo compuesto por Mørland y Debrah Scarlett que interpretan el tema A Monster Like Me. La canción gana si no ves el videoclip, que parece haber sido creado por el peor enemigo del Mørland y la Debrah. Tengo curiosidad por ver la puesta en escena y si conseguirá potenciar esta canción, que no sería raro si se colase entre las cinco primeras el sábado.

Nota: 6,5

¿Pasará a la final? Claramente.

Portugal

Nuestros vecinos cuentan con el dudoso honor de ser el país que más tiempo hace que participa en Eurovisión -desde 1964- sin haber ganado ni una sola vez. Pero no solo eso, sino que jamás en la historia ha llegado a ocupar un top 5. Y aunque Leonor Andrade le pone ganas, parece ser que este año tampoco van a conseguir pasar a la final. Este Há um mar que nos separa es, digámoslo claro, un poco coñazo, por lo que no es de extrañar que nuestros vecinos vayan últimos en las apuestas de pago. Una pena, oye.

Nota: 3

¿Pasará a la final? Para nada.

República Checa

La República Checa vuelve a Eurovisión después de cinco años de ausencia dispuesta a volver a ser uno de los países que menos apoyos consigue en las semifinales. Segundos por la cola en las apuestas de pago, los checos Marta Jandová yVáclav Noid Bárta nos traen este Hope Never Dies que suena más antiguo que llamarle champaña a la botella de Freixenet. Menudo coñazo de semifinal llevamos, amiguitos...

Nota: 1,25

¿Pasará a la final? No.

Israel

Finiquitamos esta primera mitad destinada a aburrir a las ovejas con Israel, país al que a partir de ahora denominaremos La Turquía de 2015. La patria de Sertab Erener ha decidido dejarnos este año huérfanos de sus étnicos meneos, oportunidad que Nadav Guedj (el representante israelí, no es que me esté atragantando) ha cogido al vuelo para demostrar que él es el más verbenero de todos. Aunque la canción empieza siguiendo la estela de baladas insufribles con esa letanía en la que apela a su madre; pronto pega un subidón a lo Robin Thicke despertándonos a todos del sopor en el que las canciones anteriores nos habían sumido. Y cuando ya creíamos que la cosa no podía ir a más, va el tío y en el minuto 1 se viene arriba con esos ritmos que tanto echamos de menos por parte de Turquía.

Nota: 5

¿Pasará a la final? Definitivamente, sí.

Letonia

Los letones quieren volver a ganar Eurovisión con Aminata, una moza que bien podría ser la versión báltica de Rihanna en su época Rated R. Junto con Bélgica, Letonia parece ser el único país que ha querido sonar a lo que se escucha en esta década, algo que desde luego es de agradecer. Sin embargo, este Love injected puede resultar demasiado raro o un tremendo coñazo dependiendo de cómo lo interprete esta chica o la puesta en escena que le hayan montado.

Nota: 6,5

¿Pasará a la final? Sí, aunque no destacará.

Azerbaiyán

Elnur (que no es un elfo, es el representante azerí) tiene el cometido de devolver al país caucásico al top ten de Eurovisión. Lo intentará con esta especie de balada-medio tiempo llamada Hour of the Wolf. Como tema de relleno de disco de ex miembro de boy band (hola, Zayn) no estaría nada mal, por lo que, dado el mediocre nivel de este año, no es de extrañar que llegue bastante lejos en la final del sábado. Además, el chaval es moni y se dice que es tan amigo del representate belga que a veces se van juntos a componer a la India.

Nota: 7

¿Pasará a la final?

Islandia

Seguimos con canciones pop de notable factura gracias a Maria Olafs, esta joven islandesa tan mona que debe haberse gastado unos trescientos euros en grabar el videoclip de presentación de este Unbroken. Sin embargo, esta contención en el gasto no afecta a la que es una de las mejores canciones de este año, que habrá que ver cómo se resuelve en directo. Ya os adelanto que es una de mis favoritas, por lo que mañana voy a estar en mi casa agitando... no sé, discos de Björk y Sigur Rós, por ejemplo.

Nota: 8

¿Pasará a la final? ¡Eso espero!

Suecia

Seguimos la racha de canciones altamente molantes de este año sin movernos de Escandinavia con la actuación de la favorita de este año, Suecia. Aunque acusada de plagio por todas las partes posibles -tanto el muñequito de la puesta en escena original como la canción en sí misma tienen unas fuentes de inspiración tan claras como las del libro de Ana Rosa Quintana-, el tema de Måns Zelmerlöw sigue primero en las apuestas de caso. A pesar de que este Heroes no es ni de lejos la mejor canción que el apuesto Måns ha presentado al Melodifestivalen, destaca fácilmente por encima de la inmensa mayoría de canciones de Eurovisión 2015. Gane o no, Lovers on the Sun Heroes permanecerá en nuestras playlists. Y, oye, eso ya es mucho.

Nota: 7,75

¿Pasará a la final? Sí, y seguramente gane Eurovisión.

Suiza

Seguimos en racha pasando de Suecia a Suiza, que también llevará un interesante tema pop al escenario de Viena. Mélanie René, que a ratos se parece a Sandra Polop, se nos presenta con un inquietante videoclip en el que la vemos merodear por un bosque con un estilismo -digamos- particular. Veremos si realmente mañana es la hora de brillar de Mélanie, que después de tanto temazo seguido puede acabar pasando desaperecibida (de hecho, las apuestas de pago la sitúan entre las últimas).

Nota: 6

¿Pasará a la final? No lo tengo yo muy claro.

Chipre

Volvemos al baladón de la mano de Chipre y John Karayiannis, que con este One Thing I Should Have Done se nos pone íntimo y personal. El país que en 2012 nos brindó el La La Love nos trae este año una canción con mucha guitarrita, mucho plano en blanco y negro (que viene a expresar 'soy tan sensible que lloro hasta con los anuncios de lejía Conejo') y hasta una parte a capella. El tal John, que parece una mezcla entre Marija Serifović y Moncho Borrajo, parece que va a disputarse con Edurne la entrada en el top ten del sábado, si hacemos caso a las casas de apuestas.

Nota: 5

¿Pasará a la final? Seguramente

Eslovenia

Este dúo -qué novedad- es otro de los favoritos para entrar en el top ten el sábado. Los Maraaya Carey nos traen este tema que a mí me recuerda a la musicalmente difunta Duffy y que también entra en mi top de canciones favoritas de este año. Eslovenia, que tampoco destaca por tener una brillante trayectoria en Eurovisión, intentará este año dar la campanada y colarse entre las primeras posiciones de la tabla. Si hay que buscarles un pero, lo tengo claro: ¿qué narices significa que vayan con auriculares hasta en sus actuaciones en directo?

Nota: 7,5

¿Pasará a la final?

Polonia

Cerramos la segunda semifinal con otro baladón, que bien podría haber encajado en la soporífera primera mitad de esta semi. El país que el año pasado llevó a las lecheras que mostraban cómo les sudaba el entreteto en el videoclip mientras hacían mantequilla opta este año por Monika Kuszyńska y In The Name of Love. Monika, que se quedó parapléjica tras un accidente de coche en 2006, interpreta este melodramático tema de corte clásico con el que intentará devolver a Polonia a la parte alta de la tabla aunque las apuestas de pago la sitúen fuera de la final.

Nota: 4

¿Pasará a la final? No

El viernes, el repaso a las canciones que están directamente en la final.

¡Recuerda que también puedes seguir a Teuvemix en Facebook y en Twitter!

Información relacionada

Programas

Festival de Eurovisión 2015

 

Comentarios

Necesitas ser usuario registrado de FormulaTV.com para comentar en este blog. Conéctate o haz clic aquí para registrarte

logo noxvo  Comunidad de blogs de televisión FormulaTV | Aviso Legal | Publicidad