Ir a FORMULATV

Especial Eurovisión 2014: Primera semifinal

Lunes 5 de Mayo de 2014 11:46
 

Especial Eurovisión 2014: Primera semifinal

¡Empieza la semana más divertida del año! Sin más prolegómenos, vamos con el análisis de las dieciséis canciones de la primera semifinal de Eurovisión 2014, que se celebrará mañana martes y que podremos ver en La 2 a partir de las 21h.

Armenia: Casualidades de la vida, la primera semifinal arrancará con la canción favorita para ganar el festival. Este Not Alone de Aram MP3 es, objetivamente, un buen tema. Empieza como una balada clásica a la que se le incorporan timbales y cuerdas para terminar en un estallido dubstep (que, personalmente, a mí me horroriza) a lo Radioactive de Imagine Dragons, que tanto gusta en Europa.

Lunny-predictor: Si Sanna Nielsen no lo evita, es más que probable que Eurovisión 2015 se celebre en Ereván (que no es nombre de medicamento laxante, sino la capital de Armenia).

Letonia: El país báltico intentará pasar a la final (algo que no sucede desde 2008) con este tema lleno de buen rollo, rastas, chirucas, guitarritas y fogatas. Vamos, como un campamento de verano de los Escolapios pero con gente rubia, ojos azules y melenas al viento. La letra es un poco absurda (hay un momento en que el cantante asegura haber hablado con un unicornio la noche anterior) y el videoclip parece el prólogo de Viernes 13 antes de que aparezca Jason y se líe a matar gente, pero no es de las peores canciones del festival.

Lunny-predictor: No tiene pinta de pasar a la final.

Estonia: Ya tardaba en llegar el eurodance interpretado por una tía de edad incierta. Estonia ha decidido ir de original y llevar el tipo de canción que todos decimos que gusta en Eurovisión pero que no gana el festival desde que Rubalcaba se hacía la raya en medio. Amazing podría ser el tema de relleno de un disco de Soraya pero a los estonios les ha dado igual y confían en hacer un buen papel el martes y, si la diosa fortuna lo quiere, el sábado en la final.

Lunny-predictor: Pasará a la final, aunque por los pelos.

Suecia: Undo es, sin lugar a dudas, mi canción favorita para ganar Eurovisión este año. Más insistente y pesada que una gota malaya, Sanna Nielsen (que es muy rubia, muy alta y muy sueca) ha logrado representar a Suecia tras siete años intentándolo infructuosamente. Al final ha sido esta preciosa balada exquisitamente interpretada la que le ha dado a la Nielsen el pasaporte eurovisivo... y puede que hasta la victoria en Copenhague. Su voz a lo Celine Dion y su imagen de señora (aunque tiene 29 años) son sus grandes bazas.

Lunny-predictor: Dicen las apuestas de pago que quedará segunda, pero yo confío en que el poder escandinavo acabe haciendo que le arrebate la victoria al armenio.

Islandia: Volvemos a ponernos optimistas y a los cantos a la libertad y el estupendismo. Los Pollapönk (no me penséis mal, mentes sucias) son un cuarteto de señores islandeses que en el videoclip van vestidos de Sue Sylvester y encarnan a una especie de Equipo A contra la intolerancia y los prejuicios. Precisamente de eso mismo habla la canción, algo que bien podrían aplicarse países como Rusia o intérpretes como Aram MP3. No Prejudice es de fácil escucha, tiene un puente funky y en general transmite buenas vibraciones, pero cuando la canción termina te olvidas de ella más rápido que Mariló Montero de la tabla del nueve.

Lunny-predictor: O pasan los letones o los islandeses; con una canción de buen rollo y alegría de vivir en la final ya hay más que suficiente.

Albania: Ni la canción, que empieza con un rollo folk que podría ser hasta interesante y acaba pareciendo una versión caduca de Evanescence; ni la intérprete, que me recuerda a Helena Bonham-Carter en un día de resaca; ni el videoclip, cuyo momento álgido es cuando la cantante se lía a mamporros con un maniquí. Nada de todo esto tiene un pase, con lo que creo que no me equivoco si digo que la candidatura albanesa es de lo peor que podemos ver en esta semifinal. Bien es cierto que el título de la canción, 'Enfado de una noche', tampoco es que presagiase nada bueno.

Lunny-predictor: Las casas de apuestas la ponen quinta por la cola, con lo que Albania tiene más posibilidades de que a su intérprete le toque la Bonoloto que de pasar a la final del sábado.

Rusia: Conscientes de que su imagen exterior no es precisamente la mejor del mundo, Rusia ha decidido confiar a las Tolmachevy Sisters su candidatura eurovisiva. Estas candorosas jovencitas, con pinta de no haber roto jamás un plato, ya ganaron Eurojunior en 2006 y van dispuestas a darlo todo en Copenhague con Shine, una balada bastante sosa que (oh, sorpresa) no figura en el top 5 de países mejor posicionados para ganar Eurovisión. De hecho, hasta España está por encima de Rusia en las casas de apuestas, algo que no pasaba desde el año de la pera.

Lunny-predictor: Es Rusia, pasará a la final. Sin embargo, le auguro un bottom ten: las tensiones internacionales no les ayudarán a conseguir demasiados puntos (especialmente por parte de Ucrania, claro).

Azerbaiyán: Tras el escándalo de compra de votos en el que se vio envuelto el año pasado, Azerbaiyán vuelve a figurar en el top 10 de países favoritos para ganar Eurovisión. El país cuya ubicación muchos desconocían antes de organizar Eurovisión en 2012 lleva este año al festival una balada (sí, otra balada) interpretada por Dilara Kazimova. Aunque parece estar calando mucho en los eurofans, a mí me parece más de lo mismo: al ritmo baladístico que llevamos este año, tendremos suerte si a esta altura de la semifinal de mañana no nos hemos quedado dormidos.

Lunny-predictor: Pasará y estará a punto de ganar. Como siempre, vamos.

Ucrania: Maria Yaremchuk llega a Eurovisión dispuesta a repetir el éxito de Ruslana con su Wild Dances. Y posibilidades tiene, ya que figura quinta en las apuestas de pago. Ucrania, que no se pierde una final de Eurovisión desde que empezó a participar en el festival, estará este año en el centro de todas las miradas después de la que hay liada en su país. Y aunque la canción que llevan a Copenhague es de las peores de su historial, se agradece un poco de pop de radiofórmula en este marasmo de baladas que es la primera semifinal.

Lunny-predictor: Pasará a la final sin problemas y quedará de las cinco primeras. Para no perder la costumbre.

Bélgica: Compuesta por Rafael Artesero, la enésima balada de la noche es tan obvia que da hasta rabia escucharla. Titulada Mother (qué casualidad que el sábado sea el Día de la Madre en gran parte de Europa) y más dramática que un programa de Entre todos, me recuerda a la típica canción de musical en la que el protagonista canta solo a su desgracia vital para acabar arrancando standing ovations entre el público presente en el teatro.

Lunny-predictor: Pasará también a la final y, a pesar de ser facilona y sensiblera, puede que se cuele en el top ten.

Moldavia: El país cuyo nombre mola más en inglés que en castellano (se le llena a uno la boca al decir Moldova) tiene la costumbre de llegar casi siempre a la final de Eurovisión. Este año apuestan por una canción que empieza como cantada p'adentro y acaba evolucionando en (¡horror!) una balada dubstep llena de sonidos industriales. Y no sé si es que yo me hago mayor o qué cojones pasa, pero a mí este Wild Soul me da dolor de cabeza.

Lunny-predictor: No la veo en la final.

San Marino: En San Marino deben andar justitos de cantantes, ya que Valentina Monetta repite en Eurovisión por tercera vez consecutiva. Y parece que mucha suerte no va a tener, ya que va penúltima en las apuestas de pago. Insistente como ella sola, Valentina lleva a Copenhague Maybe (Forse), una -¿lo adivináis?- balada infumable cuyo inenarrable videoclip parece a ratos un Celebrities de Muchachada Nui. En él, la intérprete aparece haciendo el memo en la playa, arremangándose el vestido sentada enfrente de un piano o empitonada frente a una pared de madera. Un cuadro que no hay por dónde cogerlo.

Lunny-predictor: No pasará a la final ni aunque se saque una teta en plena actuación.

Portugal: La primera canción no cantada en inglés de la noche es tan sumamente hortera que parece sacada de un Ibiza Mix de los noventa. Portugal, que el año pasado no participó en Eurovisión porque no le llegaban los euros, vuelve al festival con Suzy y este Quero ser tua que, seamos sinceros, es más olvidable que Amador Mohedano en bañador. Y es una pena, porque yo sigo empeñado en que Portugal gane alguna vez Eurovisión con una canción cantada en ese maravilloso y musical idioma que tienen. Pero, oye, que no hay manera.

Lunny-predictor: Ni de broma pasa a la final.

Países Bajos: Después de llegar el año pasado a la final con Anouk, Países Bajos lleva este año a Copenhague un tema que no da vergüenza ajena (ya era hora, después del cúmulo de despropósitos que llevamos acumulado) y que recuerda un poco al Every Breath You Take de Police. Interpretado por un dúo formado por un chico y una chica y con un videoclip grabado en blanco y negro en lo que parece ser un poblado amish, debería clasificarse para la final no ya por ser algo diferente, sino porque mola.

Lunny-predictor: Tiene más posibilidades de no clasificarse que de hacerlo, teniendo en cuenta que se juega el pase junto a pesos pesados como Rusia, Azerbaiyán, Rusia, Ucrania, Suecia o Armenia (que pasan fijo).

Montenegro: La propuesta étnica de la noche llega de la mano de Sergej Ćetković y su Moj Svijet, una balada (y ya van ochocientas cuarenta y cuatro) con toques folk y mucha emoción contenida que pretende repetir el éxito de su vecina Serbia en 2008 con Molitva. Y aunque esta canción no consigue epatar como hiciera la de Marija Serifović, se deja escuchar mucho mejor que desastres como el de San Marino.

Lunny-predictor: Está muy difícil que pase a la final con una semi tan reñida como esta.

Hungría: El último tema de la noche será Running, que nos despertará del sopor en el que nos habrán sumido la retahíla de baladas infumables que nos habremos tenido que comer. La canción húngara es pegadiza y cuenta con un estribillo con aires de drum & bass, lo que le aporta una frescura que ya agradecerían temas tan antiguos como el belga o el portugués.

Lunny-predictor: Es muy probable que pase a la final, ya que está séptima en las apuestas de pago.

El miércoles, no os perdáis el análisis de las canciones de la segunda semifinal. ¿Tenéis ya favorito para ganar Eurovisión?

Información relacionada

Programas

Festival de Eurovisión 2014

 

Comentarios

Necesitas ser usuario registrado de FormulaTV.com para comentar en este blog. Conéctate o haz clic aquí para registrarte

logo noxvo  Comunidad de blogs de televisión FormulaTV | Aviso Legal | Publicidad