Ir a FORMULATV

El papel de RTVE y las televisiones públicas europeas en tiempos de Netflix

Domingo 15 de Marzo de 2020 11:23
 

El papel de RTVE y las televisiones públicas europeas en tiempos de Netflix

Son tiempos difíciles para la democracia y es que el auge de los extremismos en Europa ponen en riesgo muchas de nuestras libertades.

Los recortes y la privatización de muchos servicios públicos estrangulan a nuestra sociedad ante la falsa idea de que todo irá mejor si nos lo financiamos nosotros mismos con nuestro dinero en vez de pagar unos impuestos que hagan que ésta se mueva.

Con el auge de las plataformas y las nuevas vías de consumo de streaming, se está poniendo en duda cuánto de necesarias son las televisiones públicas, ya no sólo en España, si no en el resto de Europa, incluso con la mismísima aclamada BBC. Unos medios que se encuentran en peligro pero que si bien son esenciales para hacer de nuestra democracia una saludable, aquí el por qué Netflix nunca podrá sustituir a una televisión pública desmontando argumentos absurdos que se tienden a utilizar.

Cabe la pena recordar que ayer las televisiones públicas arrasaron en audiencia en sus coberturas sobre el coronavirus demostrando que todavía son un factor importante en la sociedad y que están allí cuando se necesitan.

"¡La televisión pública pertenece al partido de turno!"

El papel de RTVE y las televisiones públicas europeas en tiempos de Netflix

Decir que TVE manipula a favor del partido de turno es una verdad a medias y es que ya no es sólo que el grado de manipulación no sea el mismo cuando gobierna PP que cuando gobierna PSOE si no que la televisión pública ha llegado a gozar de una etapa de gran independencia y prestigio durante los años de Zapatero.

RTVE está llena de grandes profesionales que hacen un trabajo muy digno, que en ocasiones puede incomodar a las grandes élites, de ahí a que gobiernos corruptos abran redacciones paralelas para censurar a aquellos periodistas que quieren contar la verdad.

En la época de Llorente no hubo esas presiones políticas y el resultado fue constantes galardones internacionales reconociendo una gran independencia y calidad sin estar sujetos a los poderes económicos que manejan las televisiones privadas.

Todo lo relacionado con el coronavirus ha sido mi inspiración para hacer este artículo y es que han informado sin excederse del número de horas como sí hacen Telecinco y laSexta provocando ansiedad en la sociedad.

¿Cómo se soluciona esto? Votando a los partidos que de verdad velan por la seguridad de los ciudadanos y no a aquellos que sólo quieren enriquecerse a nuestra costa. Yo no digo nombres, sacad vuestras conclusiones.

"¡Es que TVE no la ve nadie!"

El papel de RTVE y las televisiones públicas europeas en tiempos de Netflix

Es cierto que La 1 no es líder de audiencia, pero en 2019 pasaron por ella alrededor de 13,5 millones de contactos diarios (fuente: El Economista), la tercera cadena más vista y la segunda en los últimos meses del año por encima de la misma Telecinco.

13,5 millones son casi un tercio de la población y es que la mayoría de servicios públicos por los que pagas son consumidos por menos gente.

No obstante, las audiencias no son especialmente importantes en una televisión pública, su apuesta por el riesgo y por distintos productos para públicos de nicho hace que muchos de elevada calidad, imposibles de ver en otras cadenas pero muy necesarios, no hagan grandes datos, eso no quita que puedan gustar mucho a aquellos que los ven.

Lo que es absolutamente mentira es que todo el mundo vea Netflix y HBO y nadie RTVE. Y es que el gigante estadounidense tiene alrededor de 3 millones de usuarios (fuente: El Español), que si bien pueden triplicarse con la oferta multipantalla, son bastantes menos que contactos La 1 y sin contar el resto de cadenas de RTVE, a pesar de no estar sometida a ninguna regulación como el resto de plataformas que tienen todavía menos público.

"¡Es que los sueldos de sus trabajadores son elevadísimos y esto está lleno de enchufados!"

El papel de RTVE y las televisiones públicas europeas en tiempos de Netflix

Meeeeeec. RTVE no acepta a cualquiera como trabajador y éstos acostumbran a tener un sueldo menor al de las televisiones privadas, si bien es cierto que la corrupción que hay en los servicios públicos (no sólo televisivos) acaba metiendo a unos pocos enchufados que se llevan un sueldo demasiado elevado.

Evidentemente, los salarios millonarios de algunos directivos, actores, presentadores y productoras externas incumplen la ley de transparencia que debe seguir RTVE. ¿La solución? Votar a partidos que velen por la seguridad de los servicios públicos.

"¡Es que en RTVE hay más trabajadores que en Atresmedia o Mediaset!"

No por enchufismo exactamente. Las empresas privadas tienden a contratar a productoras externas y a sus propios trabajadores de forma temporal para llevar a cabo sus producciones mientras que RTVE, aunque también lo hace -no debería-, tiene una mayor producción propia con sus propios medios.

Además los diferentes centros territoriales acercan más a los periodistas a la información, algo que difícilmente encontrarás en una televisión privada.

Y no sólo de televisión va la cosa: RTVE tiene sus muchas radios y una orquesta y coro.

"Lo que nos cuesta RTVE podría ir a parar a sanidad o educación"

Claro... Pero tal vez si los políticos no se llevaran cantidades brutales de dinero público a paraísos fiscales habría dinero para todo. ¿U os creéis que los mismos que utilizan RTVE de forma propagandística al cerrarla se volverán hermanas de la caridad y enviarán todo ese dinero a los otros servicios públicos?

Sea como sea, como mucho te ahorrarás unos 40 euros anuales, que no te dan para mucho, puesto que eso es lo que cuesta más o menos la televisión pública de España, una de las más baratas.

"¡Es que su programación es una mierda!"

El papel de RTVE y las televisiones públicas europeas en tiempos de Netflix

Dijo aquel que nunca la ve...

Evidentemente, la programación de RTVE está lejos de ser perfecta pero va mucho más allá de espacios como 'Masterchef' u 'Operación Triunfo', que si bien deberían desaparecer por su uso el morbo representan una parte muy pequeña de ésta.

En materia de ficción...

Es absurdo comparar la limitada ficción española de bajo presupuesto con grandes superproducciones internacionales, España nunca podrá competir contra eso.

Pero lo cierto es que la tan últimamente despreciada BBC hace unas series de una calidad que Netflix desearía, siendo uno de los referentes de ficción a nivel mundial.

Volviendo a TVE, el nivel es bastante irregular en parte por culpa de algunos enchufismos que el Gobierno del PP hizo a productoras "amigas", pero este último año hemos disfrutado de un thriller de autor de gran calidad como 'Malaka', otros más típicos pero de notable nivel como 'Néboa', éxitos como 'La caza. Monteperdido', dramas que tratan temas sociales como 'La otra mirada' y propuestas creativas, refrescantes, originales y fuera de lo común como 'Estoy vivo'.

Historias que no arrasan en audiencia pero que tienen un público fiel, una crítica positiva y han ganado algún que otro premio y que están a la altura de muchas series de Movistar y mejores que lo que nos suele ofrecer Netflix en España (porque el que 'Élite' sea exitosa no la hace precisamente buena). El catálogo de ficción de RTVE, si bien mejorable, es bastante decente aunque necesita venderse mejor, ya que las mencionadas no son las únicas buenas que tienen.

La realidad es que luego Netflix participa en producciones como 'El Ministerio del Tiempo' mientras Amazon se ha hecho con los derechos de 'Estoy vivo' para su distribución internacional, siendo ésta una de las diez series españolas más vistas por las plataformas de pago y la de mayor audiencia en su respectiva.

No son los datos de audiencia lo que importan si no el poder generar trabajo con la apuesta de cultura (el cine y las series de televisión también lo son) contando distintas historias, puesto que muchos actores, directores y guionistas viven de TVE y el gremio no está para perder una de las mayores productoras de ficción que hay en España.

Más allá de eso, no se puede dejar que la cultura audiovisual acabe únicamente en manos de empresas privadas con sus propios intereses y de multinacionales, puesto que España necesita su propia identidad y no ser otra colonia cultural de EEUU. Tener producciones hechas aquí con historias que representen la vida de aquí, como hacen algunas de las ficciones mencionadas.

En materia de entretenimiento y cultura...

Hay que ver más La 2 para comprender el verdadero valor cultural que tiene RTVE y es que el segundo canal de la televisión pública es el principal escaparate que tienen muchos artistas músicos, escritores y actores de teatro que no verás en otros lugares.

Entrevistas a rostros del mundo de la cultura en espacios como '¡Atención obras!' o 'Sánchez y Carbonell', apostando por un tono amable y humorístico sólo se pueden ver (y no siempre) en televisiones de pago.

Pero luego está la fuerte apuesta musical que defendí el otro día en un artículo con programas como 'La hora musa' o 'Un país para escucharlo', siendo el primero el único programa temático de música en directo que hay donde algunos artistas del mundo independiente tienen su propio escaparate que ni las cadenas de pago le dan. El espacio de Ariel Rot, además, da visibilidad a las diferentes variedades musicales que hay en toda España con una producción espectacular.

Programas como 'Cachitos de hierro y cromo' y 'Viaje al centro de la tele' evidencian que RTVE es un patrimonio cultural y una institución que recoge los últimos sesenta años de historia a través de música y momentos televisivos que marcaron a varias generaciones. Un inmenso archivo que representa a toda la sociedad española.

Además de algunos concursos de gran calidad como 'Saber y ganar' o buena como 'El cazador', cine clásico y europeo en prime time o espacios de literatura como 'Portada 2' o 'La aventura del saber', junto a la visibilidad que se da a ciertos pueblos en programas como 'El paisano'. Y más, mucho más, ya no sólo en televisión si no también en sus radios (Radio 3 es una maravilla).

"¡Pues a quién le guste que la pague y no nos obliguen a los demás!" (aplicable también a la BBC)

Como he dicho antes, RTVE no es la única cadena pública que es cuestionada en su propio país, todas las cadenas lo son y ni la BBC, todo un portento, se libra de estar en peligro por el pensamiento neoliberal.

Lo cierto es que tienen dos métodos de financiación distintos, mientras TVE se financia según la renta de cada uno a partir de la partida presupuestaria general del Estado, la BBC mediante un canon OBLIGATORIO de 150 libras anuales acaba haciendo su presupuesto.

Si bien no me convence del todo el sistema de financiación de la BBC, esta tasa debe ser obligatoria sí o sí porque de lo contrario sería privatizar la televisión y convertirla en una operadora de pago.

Si la BBC o RTVE o cualquier otra televisión pública fuese opcional financiarla sus contenidos estarían orientados a conseguir suscriptores y no a hacer servicio público, por lo tanto adquirirían una finalidad puramente comercial que supondría la desaparición de muchos espacios necesarios.

Cadenas como La 2 (apuesta cultural), 24h (informativo) o Teledeporte (apuesta por deportes minoritarios) no tendrían cabida en este escenario, tampoco BBC Two o BBC News.

"'¡Pero hay que cerrar algunas de sus cadenas que sobran!"

El papel de RTVE y las televisiones públicas europeas en tiempos de Netflix

Algunos, gracias a Dios, no están a favor de la desparición total de la corporación pero sí de una parcial eliminando cadenas que ellos consideran innecesarias por su programación de escasa calidad para ahorrar costes, pero eso tampoco ya no sólo por los puestos de trabajo que se perderían si no porque todos y cada uno de los canales son necesarios, si bien necesitan una gestión mejor.

La 1: Quizás la cadena más criticada de todas y, probablemente, la que más arreglos necesite. Con sus muchas cosas criticables, La 1 no deja de ser el primer canal de televisión en España y el que más alcance al público tiene del grupo, con todo lo que eso conlleva. Una programación generalista en la que se puede apostar por productos y contenidos variados que atraigan a diferentes nichos de público (no es exigible que cada producto haga una gran audiencia, pero sí que haya variedad, una cuenta pendiente que tienen todavía). Su mayor alcance al público hace que pueda emitir series, más programas en directo, concursos, programas de exhibición de talento y eventos que por su más alto presupuesto deben ir allí, además de atraer grandes audiencias en momentos difíciles como la crisis del coronavirus o más agradables como la Navidad y fin de año. Desgraciadamente, todo suena más bonito de lo que en verdad es y sobran espacios morbosos como los OT y 'Masterchef' de turno, pero hay resquicios de gran calidad que evidencian el enorme potencial que puede haber con una directiva adecuada y de las tres cadenas principales que hay en España es la que más variedad tiene, como varios espacios mencionados en el párrafo anterior.

La 2: Una televisión de una vocación más minoritaria y cultural, mucho más que los grandes documentales que emite, si bien necesita tener más horas de producción propia y mejor promoción y horarios: conciertos, música, espacios divulgativos y cine clásico, independiente, español y europeo hacen de este canal el de mayor servicio público, con muchas películas que no encontrarás en ninguna plataforma.

Clan: Una programación de preescolar e infantil llena de series animadas y espacios educativos, algunos producidos por televisiones públicas, es el canal líder entre los niños.

24h: El único canal de noticias en la televisión en abierto tras el difunto CNN+, emisión de informativos que actualizan las noticias constantemente y espacios de entrevistas y promoción cultural, además de reportajes y desconexiones regionales. Su valor se mide en cómo se dispara en audiencia cada vez que pasa algo gordo de actualidad, liderando la TDT con todo lo del coronavirus.

Teledeporte: El deporte también es cultura y es otro canal que mide su éxito a raíz de ciertos espacios concretos pero es donde se puede ver muchos deportes minoritarios que no contarían con un elevado interés en el canal principal, para que el público no masivo también pueda disfrutarlo. Las finales de competición donde participe España, si bien, merecen su lugar en La 1.

"¡Pero es que cada vez ve menos gente la televisión en abierto!"

La gente mayor todavía sigue viendo en masa la televisión tradicional, pero no pasa nada, las televisiones públicas se pueden adaptar al modelo digital con sus propios reproductores y plataformas online, encima gratuitas.

BBC tiene el BBC iPlayer, donde están todas sus series y programas, mientras que aquí tenemos la aplicación y la web de RTVE a la carta, con los contenidos actuales para vez cuando uno quiera y el enorme y magnífico archivo histórico con un catálogo imperdible lleno de grandes series, programas y películas que ya desearían muchas plataformas de pago.

Clásicos como 'Historias para no dormir', 'Verano azul' -que muchos la pedían en Netflix cuando ya estaba gratis-, 'Fortunata y Jacinta', 'Los gozos y las sombras' o 'La bola de cristal' están al alcance de un click.

Además de Playz, el canal juvenil con series poco promocionadas pero bien valoradas como 'Drama', 'Mambo' y el documental 'Nosotrxs somos' entre otros.

"¡Pero con toda la información que hay por Internet no son necesarias ya las televisiones públicas!"

El simple hecho de considerar que las televisiones públicas no son necesarias demuestra que estás desinformado.

"¿Y las autonómicas para qué?"

El papel de RTVE y las televisiones públicas europeas en tiempos de Netflix

Las cadenas autonómicas no son un gasto más, éstas sirven para acercar una información dedicada casi exclusivamente a la región donde vives al público, con más detalle.

Las televisiones autonómicas son las que están cerca de la noticia cuando sucede algo fuerte en tu zona y las que más apuestan por el caracter localista y la identidad cultural de tu comunidad.

No hay democracia sin una televisión pública que pueda ofrecer de todo, que pueda acercar la cultura a la gente y que pueda huir de los intereses económicos para ofrecer una alternativa de calidad. Eso nunca lo sustituirá una multinacional por mucho que algunos lo piensen.

Comentarios

Necesitas ser usuario registrado de FormulaTV.com para comentar en este blog. Conéctate o haz clic aquí para registrarte

Sobre este blog...

Yo hablo de mis series y lo que me gusta y hago mis posts para intercambiar opiniones con lo que le gusta a los demás. Ésa es mi finalidad, es un blog completamente personal.
Creado por
Categorías
Archivo
logo noxvo  Comunidad de blogs de televisión FormulaTV | Aviso Legal | Publicidad