Ir a FORMULATV

Emmys 2013: demasiadas sorpresas para una gala tan aburrida

Martes 24 de Septiembre de 2013 16:17
 

Este domingo tuvo lugar la 65ª edición de los Premios Emmy. Una edición que quedará en el recuerdo, no por el formato ni la originalidad de la gala, sino por las numerosas sorpresas que nos llevamos todos al conocer a los premiados.

Emmys 2013: demasiadas sorpresas para una gala tan aburrida

La primera de ellas llegó con el primer premio, el de mejor actriz secundaria de comedia. Mientras todos dábamos por hecho que alguna de las féminas de 'Modern Family' se impondría de nuevo en esta categoría, finalmente se impuso Merritt Wever de 'Nurse Jackie'. A pesar de que la actriz no es muy graciosa (ni es necesario que lo sea, debido al tono de la serie), competía con el episodio "Teachable Moments", que contaba con ese maravilloso momento de la escucha de la grabación sexual del doctor Cooper. También creo que le puede haber ayudado haber aparecido en varios episodios de la segunda temporada de 'New Girl', serie emitida en una cadena en abierto, para así llegar a más académicos, por si alguno de ellos todavía no conocía a Wever. No era la peor opción de las siete nominadas, pero sí la más sorprendente. Pero no tanto como su discurso, que ya ha hecho historia: su "Thank you so much. I gotta go. Bye" con voz temblorosa es para muchos, entre los que me incluyo, el mejor discurso nunca visto en este tipo de premios, a pesar de que a su familia no creo que le haya hecho demasiada gracia ser la única familia de un premiado no mencionada en los habituales agradecimientos.

Emmys 2013: demasiadas sorpresas para una gala tan aburrida

El secundario de comedia también fue una sorpresa, aunque muy merecida. Tras tres años de hegemonía de 'Modern Family', Tony Hale de 'Veep' conseguía acabar con ella. El actor iba con el episodio "Running", en el que compartía una graciosa escena con una vicepresidenta colocada a base de medicamentos y junto a la que corría en una carrera benéfica que para mí fue un no parar de reír. Aunque otros candidatos también iban con capítulos muy fuertes para sus personajes: Ty Burrell eligió el episodio en el que sin saberlo tenía una cita gay y Jesse Tyler-Ferguson optó ese capítulo en el que era entrenado por Luke para vencer a un niño abusón a un juego de pelota. Al margen de la división de votos entre actores de 'Modern Family', en el caso de Hale, puede también haber beneficiado tener un papel fijo en 'Arrested Development'. Aunque se le haya premiado por 'Veep', si a algún académico le hizo gracia en la serie resucitada por Netflix imagino que marcaría su casilla antes de la de otros candidatos.

El premio a Julia Louis-Dreyfus no fue ninguna sorpresa, aunque por fin consiguió romper con esa maldición de ganar sólo un Emmy por cada papel fijo en televisión (hasta este domingo había conseguido uno por 'Seinfeld', otro por 'Las Nuevas Aventuras de Christine' y un tercero por 'Veep'). Un premio muy merecido por una magnífica segunda temporada entre la que destacan, además del accidente de "Running", su viaje a Finlandia, el cierre de gobierno, el momento meme o la entrevista realizada por "su amiga" en casa. Aunque de ella hay que destacar la original forma que tuvo de recoger el premio: junto a ella subió al escenario su asistente en la ficción Tony Hale, que además de sujetarle el bolso le iba haciendo apuntes sobre su discurso de agradecimientos; mientras tanto, Anna Chlumsky, también metida en su personaje, estaba escribiendo mensajes con el móvil.

Emmys 2013: demasiadas sorpresas para una gala tan aburrida

Al margen de estos premios, también me gustaría comentar el gran vacío hacia 'Louie'. Me sorprendió mucho que una de las mejores comedias actualmente en emisión (junto a 'Veep', 'Modern Family' y 'Parks & Recreation') se fuera sin ninguno de los cuatro premios a los que optaba (mejor comedia, mejor actor, mejor guión y mejor dirección). ¿En serio hay que premiar por tercera vez a Jim Parsons y no darle su primer premio interpretativo a Louis C.K.?

En cuanto a la despedida de 'Rockefeller Plaza', la serie sólo pudo llevarse el Emmy a mejor guión, pero eso no es lo más importante, a mí me interesa más lo que sucederá el año que viene. Ahora que esta serie ha escrito su final en estos premios, será interesante ver qué comedias llenan todos los huecos dejados en la infinidad de categorías en las que siempre ha estado nominada. ¿Entrará el próximo año con fuerza 'Orange is the New Black? ¿Habrá lugar para más comedias en abierto o la gran cantidad de ficciones de pago de FX/FXX que siguen sin reconocimiento terminarán rascando algo?

Y hablando del próximo año, 'Modern Family', gracias a que se volvió a proclamar mejor comedia, ya sólo está a una victoria de igualar el récord de 'Frasier'. Si 'Modern Family' se volviese a imponer como mejor comedia, ambas compartirían el reconocimiento de ser las series más premiadas en esa categoría en toda la historia de los premios Emmy. ¿Se atreverán los académicos estadounidenses a premiarla la próxima edición?

En drama estaba cantado el Emmy para Anna Gunn por 'Breaking Bad', que está siendo fantástica en la quinta temporada y no sería nada raro que el próximo año vuelva a subir al escenario para recoger otro premio. Gunn competía este año con el episodio "Fifty-One", el de la memorable escena de la piscina, un episodio en el que a pesar de no contar con demasiadas líneas de diálogo, la actriz que encarnaba a la depresiva de Skyler conseguía decir mucho con sus caras, gestos y miradas. Gunn era de las pocas secundarias (junto a Morena Baccarin, que iba con el episodio del acto benéfico al que Brody no acudía) que acudía con un capítulo muy potente para su personaje. Esto, sumado a que actualmente se están emitiendo en Estados Unidos los últimos episodios de la serie y que 'Downton Abbey' parece haber perdido fuelle, le favoreció mucho este año y se hizo con el premio que el año pasado se le escapó de las manos. Me parece bien este reconocimiento para Gunn, quien luchó frente al creador de la serie, Vince Gilligan, para no ser la típica mujer florero y tonta que no se entera, o no quiere enterarse, de nada.

Emmys 2013: demasiadas sorpresas para una gala tan aburrida

El de actor secundario estaba más disputado: Aaron Paul, Mandy Patinkin y Bobby Cannavale eran los principales favoritos. Finalmente se impuso el actor que encarnó de forma magistral a Gyp Rosetti, el archienemigo de Nucky Thompson, en la tercera temporada de 'Boardwalk Empire'. Aunque también ayudó que el personaje era muy potente y las escenas de corte sexual sadomaso nos marcaron a todos los que seguimos la serie. Ojito con Cannavale, que en próximas ediciones igual vemos que se cuela como mejor actor de drama por la serie de rock que prepara en HBO con los mismos productores que 'Boardwalk Empire'.

Aunque la mayor sorpresa de la noche llegó con el Emmy a Jeff Daniels por 'The Newsroom'. Si bien la serie está entretenida por los casos que se desarrollan en cada capítulo, los personajes de esta serie me interesan poco, por no decir nada. No me importa quién se acuesta con quién ni sus triángulos amorosos o si alguien se confiesa en el autobús turístico de 'Sexo en Nueva York', tampoco me interesa si es republicano o deja de serlo ni por qué cree que Estados Unidos es el mejor país del mundo o deja de serlo. De esto no sólo tienen culpa los actores, gran parte de la responsabilidad es de los guionistas, pero no creo que interpretativamente Daniels esté por encima de Bryan Cranston en 'Breaking Bad' o Kevin Spacey en 'House of Cards'. Es cierto que a los académicos de la televisión les gusta siempre premiar a los actores de cine, pero creía que tirarían antes por el doblemente oscarizado Spacey que por el protagonista de "Dos tontos muy tontos". Y para que no vuelva a pasar esta broma de mal gusto, espero que para próximas ediciones los miembros de la Academia incluyan una norma según la cual cualquier actor de "Dos tontos muy tontos" jamás pueda ser nominado a un Emmy.

Afortunadamente en el apartado femenino los académicos fueron a lo seguro y no les dio por premiar a la actriz Kerry Washington. Merecido premio para Claire Danes, aunque no habria estado mal reconocer a dos recién llegadas a la televisión como son Vera Farmiga, que con sus caras borda el papel de Norma Bates, o Robin Wright, que con sus miradas consigue convencernos de que su personaje carece de escrúpulos. En su discurso, Claire Danes aprovechó para acallar de forma indirecta los rumores sobre los problemas de rodaje con Damian Lewis, a quien incluyó en sus agradecimientos.

Como mejor drama me sorprendió el reconocimiento a 'Breaking Bad' por la primera mitad de la quinta temporada, en mi opinión, la cuarta temporada fue mucho más potente y no consiguió el trofeo. Yo consideraba en que 'Mad Men', que no entraba en las quinielas de nadie, se hiciera con el premio principal, pues sí que ha contado con una temporada muy fuerte; o que la academia, como reconocimiento a las nuevas formas de hacer televisión, galardonase a 'House of Cards', pero no fue así. Claramente en esta decisión han influido los grandes episodios de la segunda mitad de la temporada de 'Breaking Bad' que se están emitiendo en AMC, por los que competirá el próximo año. Justo arranca la temporada televisiva, pero ya me atrevo a decir que el próximo año 'Breaking Bad' arrollará en su despedida de los premios Emmy.

En el apartado de miniserie y telefilm, creo que las actrices de 'American Horror Story' sufrieron uno de los mayores robos de la historia. Por un lado, la espléndida Jessica Lange perdió frente a Laura Linney (que competía en miniserie a pesar de estar nominada por la cuarta y última temporada de 'Con C Mayúscula', en la que Cathy moría), mientras que la magistral Sarah Paulson, cuyo personaje más que secundario parecía protagonista, fue derrotada por Ellen Burstyn, la abuela Barrish que, sin ninguna trama en toda la miniserie, se pasó toda la serie política todo el culebrón bebiendo, fumando porros y dando consejos alimenticios a la prometida anoréxica de su nieto.

Como ya he dicho, a los Emmy siempre les gusta premiar a gente del cine, por lo que las estatuillas para Michael Douglas y Steven Soderbergh eran dos de las más claras. El film, que no cuenta una historia muy interesante y en el que sólo destacan las actuaciones de sus actores, también se hizo con el premio a mejor miniserie o telefilm, aunque a mí me parece el peor telefilm de la temporada de HBO, por detrás de 'Mary and Martha', 'The Girl' y 'Phil Spector'.

Por otro lado, también sorprendió que 'The Hour', serie de BBC Two cancelada tras su segunda temporada, consiguiera el premio a mejor guión, premio que no pudo conseguir el año pasado. Es cierto que siempre se cuela algo británico en estos premios, pero resulta extraño que pasara por delante de otros productos más promocionados como 'Behing the Candelabra' o 'Top of the Lake' y de guionistas oscarizados como Tom Stoppard o Jane Campion.

Emmys 2013: demasiadas sorpresas para una gala tan aburrida

En cuanto a la ceremonia, el número de apertura no fue el mejor de los últimos años. En esta ocasión, a diferencia de la gala que Neil Patrick Harris presentó en 2009, el actor de 'Cómo conocí a vuestra madre' no abrió con un número musical, sino sentado en el sofá intentando maratonear toda la temporada televisiva de forma simultánea con una gran cantidad de televisores encendidos a la vez, mientras iba interactuando con las series mediante cortes sacados de ellas. La idea tendría su mínimo de gracia y originalidad si Jane Lynch no se hubiese paseado por gran cantidad de series en la gala de 2011. Ya en el escenario fueron apareciendo varios presentadores de ediciones anteriores para darle consejos, aunque el mejor momento nos lo dio Kevin Spacey metido en el papel del congresista Francis Underwood confesando a cámara, al estilo de 'House of Cards', que todo había sido una maquinación suya por no haberle permitido a él presentar la gala.

Los números musicales de Neil Patrick Harris ya son un clásico y comienzan a cansar. Si en los Tony del año pasado hizo un número junto a los créditos de cierre en el que la letra estaba centrada en que si tuviera tiempo haría un número musical, en estos Emmy quiso ser el centro de atención con un número a mitad de la gala. Aunque la letra y la performance (en la que en esta ocasión acompañaron Nathan Fillion y Sarah Silverman) trata claramente de parodiar este tipo de números, cuando se hace lo mismo gala tras gala, dejan de tener gracia y su mensaje pierde totalmente el sentido.

Emmys 2013: demasiadas sorpresas para una gala tan aburrida

En cuanto a las actuaciones en directo de Elton John y Carrie Underwood, ambas cortaron el ritmo de la gala, ya de por sí lento. Entiendo que vaya bien hacer descansos entre premios, pero los Emmy se emiten en directo en un gran número de países y, en algunos de ellos, entre los que se encuentra España, se ven a altas horas de la madrugada, por lo que vendrían bien menos actuaciones o, en su defecto, temas con más ritmo para no quedarnos dormidos mientras seguimos la ceremonia. Algo que por lo menos sí que supo ofrecernos el número que montaron los nominados a mejor coreografía y que supieron integrar muy bien en ella todas las series del momento.

También hubo el habitual In Memoriam, aunque, por motivos desconocidos, se decidió rendir homenaje a cuatro personas en particular. Estos momentos, que pudieron ser más o menos emotivos, sólo sirvieron para comerse minutos de gala y preguntarnos por qué Cory Monteith sí que tenía un homenaje particular y otros grandes y consagrados actores como Larry Hagman o Dennis Farina no.

Emmys 2013: demasiadas sorpresas para una gala tan aburrida

Aunque también hay que reconocer que fue una gala algo más dinámica que las anteriores en cuanto a entrega de premios. Hasta ahora, los premios siempre iban divididos en bloques: comedia, drama, reality, variedades y miniserie y telefilm, pero este año no fue así y no nos fuimos moviendo de un bloque a otro. Por contra, al no irnos moviendo entre bloques, este año no nos presentaron un corte de cada bloque con lo más representativo del año, nos tuvimos que conformar con el número de apertura para ello en el que todo estaba mezclado.

Pero no nos olvidemos que la televisión es un negocio. CBS, como cadena organizadora, aprovechó la gala para hacer campaña por sus nuevas series, los presentadores de la ceremonia nos dijeron el día de estreno de 'The Miller' o 'Mom', pero no hubo ninguna referencia a los estrenos de las cadenas de la competencia, a pesar de que aparecieron actores de ellas como Malin Akerman, André Braugher y Blair Underwood.

Emmys 2013: demasiadas sorpresas para una gala tan aburrida

También puedes seguirme en Twitter: @Sergi_C_M

Información relacionada

Programas

65th Primetime Emmy Awards

 

Comentarios

Necesitas ser usuario registrado de FormulaTV.com para comentar en este blog. Conéctate o haz clic aquí para registrarte

logo noxvo  Comunidad de blogs de televisión FormulaTV | Aviso Legal | Publicidad