Ir a FORMULATV

Especial Eurovisión 2015: Primera semifinal

Lunes 18 de Mayo de 2015 08:40
 

Especial Eurovisión 2015: Primera semifinal

¡Alegría, alegría! ¡Esta semana es Eurovisión! A partir de mañana, Europa entera estará pendiente de qué hace su país en el escenario de Viena y, como es costumbre, en Teuvemix toca analizar todas y cada una de las canciones que veremos y escucharemos. Hoy inauguro la semana repasando las canciones de la primera semifinal, en la que votará España, que podremos ver en directo mañana a las 21h en La 2. Vamos con las primeras 16 canciones:

Moldavia

Empezamos este maratoniano repaso a las 40 canciones (¡40!) que este año serán interpretadas en Eurovisón con Moldavia, que abrirá la primera semifinal mañana martes. La gente de Moldova (me gusta más nombrar a este país en inglés, tiene como más enjundia) cree necesario que volvamos a los 90 de la mano de este joven rubio y su I want your love. Aunque no canta mal y la canción, aunque antigua, no es precisamente horrenda -tiempo tendremos de escuchar cosas horrendas-, la veo demasiado regulera como para llegar demasiado lejos. De momento, mi listón está bastante alto.

Nota: 4 (las habrá peores)

¿Pasará a la final? No

Armenia

Este multitudinario grupo vocal -he contado al menos seis personas diferentes rebozándose contra esos muretes grises de pladur- llamado Genealogy son los encargados de interpretar Face the Shadow, esta extraña canción que no sé en qué estilo catalogar que tiene su apoteosis en el minuto 2, cuando todos empiezan a proferir chillidos y de repente aparecen unas campanas de fondo (que nada tienen que ver con las de Mónica Naranjo en Las campanas del amor). Más allá de esto, poco más a destacar. Seguro que la canción tiene mucho mensaje y tal pero, oye, me ha dado pereza ponérmela por segunda vez.

Nota: 2

¿Pasará a la final? No creo

Bélgica

Loïc Nottet es el nombre del viril intérprete de este Rhythm inside, el tema con el que Bélgica quiere volver a las posiciones más altas de los rankings eurovisivos. Y la verdad es que no sería descabellado que lo consiguiera. La canción no da vergüenza ajena, tiene un ritmo interesante que se aleja de las horteradas de siempre o las reivindicaciones folclóricas que tanto nos aburren y suena -como mínimo- a esta década. Aún así, está a años luz de ser un temazo. Y sí, cualquier parecido con Royals de Lorde es PURA COINCIDENCIA. Ehem.

Nota: 5

¿Pasará a la final? Sí.

Países Bajos

Esta señora de nombre impronunciable para los acostumbrados a la fonética ibérica (Trijntje Oosterhuis; en adelante, la Trini) nos trae una canción que empieza de manera muy prometedora pero que con el primer Why-y-y-y ya nos entran ganas de escuchar el tema del país siguiente. Los Países Bajos, que el año pasado estuvieron a puntito de ganar con The Common Linnets, nos traen este año a la Carola neerlandesa con una canción que podría ser la bomba pero que a mí se me hace demasiado repetitiva y cansina. Vale, los haters me compararéis el Why-y-y-y con el ieieeeo, pero al menos la canción de Edurne tiene más épica que la de la Trini. Mención especial para el kinki de sombrero cordobés, gafas de aviador y torso tatuado. ¿De verdad no encontraron ningún chorbo mejor para el videoclip?

Nota: 5

¿Pasará a la final? Si no pasa, le faltará el canto de un duro.

Finlandia

La canción punk finlandesa (dura 87 segundos, pa qué alargar más la agonía) interpretada por un grupo de personas con discapacidad está en el top 10 de las casas de apuestas. La verdad es que la canción tiene su rollo y se aseguran que mucha gente, aquejada del síndrome Pedro Sánchez a la condescendencia mal entendida, les dé un buen puñado de puntos. Los Pertti Kurikan Nimipäivät serán los encargados de presentar la canción más corta de la historia de Eurovisión, y será un alivio ver una actuación normal y corriente en la que la pirotecnia, los efectos especiales, los bailarines o los ventiladores no hagan acto de presencia.

Nota: 6

¿Pasará a la final? Sí.

Grecia

El país al que Lidl le dedica esta semana ha decidido volver a presentar un baladón desgarrador desde que en 2006 llevasen a la gran Anna Vissi y su no menos grande Everything. La rubia encargada de dejar alto el pabellón helénico es Maria-Elena Kyriakou quien, además de parecerse a ratos a Blake Lively, cantará la primera gran balada clásica de las ochocientas cuarenta y siete que escucharemos en Eurovisión 2015. El tema no es nada del otro jueves (de hecho cada año caen tres o cuatro baladorrios de este calibre), pero está bien interpretado. A la final pasará, otra cosa es cómo quede luego.

Nota: 5

¿Pasará a la final?

Estonia

De la misma manera que Bélgica no se ha inspirado en Lorde, Estonia no se ha inspirado en The Common Linnets. Como ya hicieron los holandeses el año pasado, el dúo formado por Elina Born y Stig Rästa canta con aire apesadumbrado -y en blanco y negro- esta, por otro lado, bonita canción pop con toques country. Estonia es uno de los favoritos este año, y a poco que mejoren un poquito a nivel vocal, pueden dar la campanada y devolver Eurovisión a las repúblicas bálticas.

Nota: 7

¿Pasará a la final? Sí, y será top 5

Macedonia

El representante macedonio, conocido por haber ganado en su día Factor X, nos trae una canción que, si bien las casas de apuestas no la ponen muy allá, a mí me parece muy moni. Empieza como la típica canción sentida de ex miembro de boy band, se viene arriba con bien de violines en el puente y remata con un estribillo con toques de folk nacional. Lo que así sobre el papel y con el cuqui-videoclip suena tan bien corre peligro de pasar desapercibidísimo en la semifinal, por lo que no le auguro mucho futuro eurovisivo.

Nota: 5

¿Pasará a la final? No creo.

Serbia

La idea de hacer el videoclip con fans haciendo playback la ejecutó hace poco Mónica Naranjo con Sólo se vive una vez, pero en el caso del tema serbio es muchísimo más perturbador. Dejar en manos de eurofans tu videoclip de presentación es más arriesgado que dar de merendar a Terelu pasadas las siete de la tarde, y sólo hace falta esperar al segundo 23 para comprobar a qué me estoy refiriendo. Fans con sobrepeso, peluca y poca vida social aparte, el tema de Bojana Stamenov pega un subidón de cojones en su minuto dos, motivo por el cual debería pasar directamente a la final entre vítores y ovaciones. Muy loco todo.

Nota: 6

¿Pasará a la final? Tú dirás.

Hungría

Buenas intenciones no le faltan, a la húngara Boggie. Esta joven tan apocada, que debe ser la favorita de las parroquias húngaras, saltará al escenario de Eurovisión con su oda a la paz y al sinsentido de las guerras. Que, a ver, como idea está muy bien. Lo que pasa es que vendremos del subidón technochari de la Bojana y lo de Hungría va a ser un bajón importante, por mucho que nos quiera concienciar la buena de Boggie. La mandaremos a la final por quedar bien, pero vamos... que ahí se quedará.

Nota: 4,5

¿Pasará a la final?

Bielorrusia

Los de Belarús (otro país que mola más dicho en inglés) vuelven a gastar la mitad del presupuesto de su ministerio de cultura en el videoclip para Eurovisión, en el que un joven con un andamio en las orejas (Uzari) y una morena con los ojos muy abiertos y la boca muy cerrada (Maimuna) le cantan al tiempo, así, en general. Mejor dicho, él canta y ella toca el violín desde dentro de un reloj de arena. Y a falta de saber si la tal Maimuna es muda o por el contrario le ha hecho una promesa a la Virgen de Almatosa, mi bola de cristal predice que estos, si pasan a la final, van a quedar de los últimos.

Nota: 3

¿Pasará a la final? Si lo hacen, ya se pueden dar con un canto en los dientes.

Rusia

Qué azaroso y caprichoso es el destino, poniendo a Rusia a cantar después de sus Bielo-vecinos. La intérprete de este año del país de Putin es una joven muy rubia con un nombre que da mucha risa: Polina Gagarina. Rusia, que siempre es favorita en las casas de apuestas, lleva este año A Million Voices, una canción que bien podría servir para ilustrar el anuncio de la vuelta al cole de El Corte Inglés del próximo mes de septiembre. Con un vozarrón que ríete tú de Mariah Carey cuando se pilla un dedo con una puerta, este A Million Voices es claro favorito para erigirse con la victoria el sábado en Viena.

Nota: 6,5

¿Pasará a la final? Sí. Y será top 10.

Dinamarca

Aunque van fatal en las apuestas de pago, tengo que confesar que la canción de estos zagales daneses me gusta. El toquecito retro de The Way You Are es fresco, suena a actual y nos aleja de las sempiternas de grito engolado, de los arrebatos folk y de los electrodance facilones que fusilan a Avicii, David Guetta o Calvin Harris. No sé vosotros, pero yo a esta gente les daba cinco o seis puntos así, a bote pronto. Pero si hacemos caso de las apuestas de pago, no pasarán a la final ni aunque muestren carne en el escenario.

Nota: 7

¿Pasará a la final? Incomprensiblemente, no.

Albania

La ganadora de La Voz Italia en 2012 nos trae esta notable canción, cuyo videoclip acaba siendo un valle de lágrimas. Elhaida, quien al principio iba a llevar una canción en albanés que habría pasado más desapercibida que Nazaret en OT 2009, ya tiene bien asegurados los 12 puntos de Italia en la final y un chorreo de SMS en la primera semi, en la que por suerte le toca votar al país de Tiziano Ferro. Si hay que buscarle algún pero, sería que este I'm Alive es tan poco albanés como yo macedonio. Pero cuándo ha sido eso un problema en Eurovisión, ¿eh?

Nota: 7

¿Pasará a la final? Sí, Italia mediante.

Rumanía

Rumanía parece haberse cansado ya de llevar canciones desacomplejadamente discotequeras y este año concurren en el festival con el tema De la capăt, que habla de la emigración de tantos rumanos y de todo lo que dejan atrás. La idea está muy bien, pero lo malo es que este año vamos ya llenitos de canciones de denuncia social y crítica de dramas humanitarios, con lo que puede que la canción rumana pase bastante desapercibida. O no, oye, porque vete tú a saber si mañana pillan a Europa en plan sensible y van les dan el pase a la final. Cosas más raras se han visto.

Nota: 4

¿Pasará a la final? No creo.

Georgia

La rusa Nina Sublatti parece haberse propuesto con esta canción poner en valor el carácter luchador de todas las mujeres desde el Cáucaso hasta la Serranía de Ronda, lo que no deja de ser encomiable. Aunque le falta el toque de batalla cruenta que le ponía Ruslana a sus Wild dances, este Warrior no está del todo mal y tiene muchas posibilidades de pasar a la final y de ocupar un puesto en la parte media de la tabla.

Nota: 5

¿Pasará a la final? No te extrañe.

El miércoles, el repaso a las canciones de la segunda semifinal.

¡Recuerda que también puedes seguir a Teuvemix en Facebook y en Twitter!

Información relacionada

Programas

Festival de Eurovisión 2015

 

Comentarios

Necesitas ser usuario registrado de FormulaTV.com para comentar en este blog. Conéctate o haz clic aquí para registrarte

logo noxvo  Comunidad de blogs de televisión FormulaTV | Aviso Legal | Publicidad