Ir a FORMULATV

Deliciosamente DESESPERADAS

Miércoles 30 de Abril de 2014 08:34
 

Cuando uno tiene el placer de disfrutar de una serie como Mujeres Desesperadas, le cuesta más alabar la ficción nacional. Aunque en nuestro país se están poniendo las pilas, la diferencia sigue resultando abismal. Mujeres Desesperadas siempre ha sufrido los comentarios de aquellos que por puro desconocimiento, han catalogado esta ficción exclusivamente para mujeres; premisa totalmente errónea ya que tanto el público femenino como el masculino, gozarán de las aventuras y de la sátira de buen gusto, que brota de estas féminas.

Marc Cherry nos regala a cuatro amas de casa con sus roles correspondientes, dejándonos conocer las facetas que todas ellas asumen: madres, mujeres valientes, pasionales... todo bajo una producción deliciosa que dispara las más insólitas intrigas hasta el final de su octava temporada.

Deliciosamente DESESPERADAS

La ficción se basa en una historia narrada por Mary Alice Young, una de las vecinas de las protagonistas, que termina suicidándose al no soportar la presión que le origina guardar un oscuro pasado en una sociedad que lo juzga todo. Marie Alice y sus reflexiones sobre las vidas y las emociones de sus amigas, nos acompañan durante toda la serie, despidiéndose con una de ellas, la más emotiva de todas. Tiene que estar preparado el espectador para pasárselo bien, pero también para meterse en la piel de estas cuatro personas, muy diferentes entre sí, y por las que uno que siga la serie con asiduidad, llega a sentir una empatía desde el inicio de la ficción. Las carcajadas están aseguradas, pero también los llantos acompañaran a Brie (Marcia Cross), una mujer republicana y obsesionada con la perfección y las apariencias. Brie es una mujer cargada de defectos, que curiosamente en ella resultan deliciosamente encantadores. La evolución de este personaje es completísima, quizás diría que la que más. Su manera de enfrentar y entender la vida y las relaciones, es extremadamente opuesta si saltamos bruscamente de una primera a una última temporada; eso sí, siempre bajo la elegancia característica de una de las desesperadas más queridas y mediáticas de la serie. Brie tendrá que aceptar que la vida no es como uno la espera y que los hijos no son una propiedad. Su recorrido a lo largo de la serie es probablemente el más variopinto de todos.

Deliciosamente DESESPERADAS

Quizás la más diferente a Brie es Susan (Teri Hatcher), la vecina torpe de buen corazón. Ilustradora de cuentos infantiles, Susan es bajo mi punto de vista la mujer desesperada pasional por excelencia. Las tramas que rodean a Susan son clave, desgarrando el corazón al espectador en algunas de las secuencias que protagoniza, encontrándose al límite del abismo. Es por esto que los guionistas compensaron la 'mala suerte' de Susan, con un carácter positivo, risueño, y con un buen maromo con el que tendrá sus más y sus menos. Susan es esa mujer que a veces siente no poder abarcar todo lo que le vida le va presentando, aunque, en realidad, todas ellas sufren esta percepción en algún momento; pero Teri Hatcher logra representar increíblemente, una deliciosa 'ansiedad' generada por altibajos constantes y surrealistas situaciones que acompañan a Susan hasta el último capitulo. Siempre he soñado con un spinoff de la vida de Susan, algo que probablemente no vea cumplido. Y sí, esta pluma reconoce que siente debilidad por ella.

Deliciosamente DESESPERADAS

La opuesta a Susan es Lynette (Felicity Huffman), probablemente la más equilibrada y estable de todas ellas. Lynette sufre las consecuencias de renunciar a su ambición profesional, sacrificándose para sacar adelante a una familia numerosa. Las dudas y contradicciones que sufrirá este personaje serán constantes, si bien es cierto que en las primeras temporadas son más acentuadas. Lynette vivirá situaciones extremas, demostrando que uno nunca puede confiar en una solidez completa. Por mucha consistencia que tengan los cimientos de una vida, estos pueden venirse abajo en cualquier momento, y si no, que se lo pregunten a ella, que tendrá que verse las caras con la adversidad más absoluta en varias ocasiones.

Deliciosamente DESESPERADAS

Resulta curioso porque, en un principio parece que es Gabrielle (Eva Longoria) la que vive una vida menos estable, pero a pesar de la superficialidad que caracteriza a esta todo terreno, uno debe reconocer que menospreciar a una persona por sus apariencias es algo inútil y muy poco inteligente. La relación de Gabrielle con su marido Carlos es de esas que hacen reír. Es probable que se trate de la pareja de la serie que más evoluciona a lo largo de sus temporadas. Nadie daría un duro por ellos si viera los primeros episodios. La lealtad que ambos personajes contagian, va más allá de una infidelidad o de alguna pequeña mentira cotidiana; Carlos y Gabrielle aprenden a aceptarse el uno al otro, reconociendo ambos, que por encima del dinero y del lujo, está la felicidad que uno siente al asumir el verdadero carácter de su pareja. Pareja que a veces hace el papel de padre y amigo, porque son estos personajes los que más sufrieron en su infancia, y probablemente, los que más carencias y contratiempos tuvieron que enfrentar; al menos Gabrielle, que esconde grandes miedos detrás de una gran fallada de belleza y rebeldía.

Deliciosamente DESESPERADAS

Los personajes secundarios son quizás más importantes en esta serie que en cualquier otra, puesto que en cada temporada, serán estos los que escondan oscuros misterios a los que se enfrentarán las vecinas más queridas y famosas del mundo. Si aún no has gozado de esta ficción, no lo dudes y sumérgete en un universo donde la sátira social, la intriga, el amor, el drama y la comedia harán que desconectes de tu vida por completo al menos durante 50 minutos.

Deliciosamente DESESPERADAS

Comentarios

Necesitas ser usuario registrado de FormulaTV.com para comentar en este blog. Conéctate o haz clic aquí para registrarte

logo noxvo  Comunidad de blogs de televisión FormulaTV | Aviso Legal | Publicidad