Ir a FORMULATV

Gran Hermano 15: de las mejores ediciones de la historia

Miércoles 24 de Diciembre de 2014 00:24
 

Una vez superada mi depresión anual post Gran Hermano, vuelvo para cerrar la persiana hasta que comience la decimosexta edición del reality. No os asustéis; también comentare GHVIP, pero no será este blog, cuya temática exclusiva es la de analizar el paso de unos desconocidos por la casa más famosa de España.

Gran Hermano 15: de las mejores ediciones de la historia

Analizando un poco los momentos clave de esta temporada y observando el concurso con perspectiva, uno entra en ese innecesario juego de las comparaciones. Nunca he entendido esa famosa manía en la que los seguidores de este concurso caemos año tras año, intentando averiguar si la ultima edición que hemos visto es mejor o peor que las anteriores. Responder a esa pregunta es casi imposible; es equiparable a ese chantaje que los adultos enseñan a los niños transmitiéndoles desde sus primeros momentos de vida el gen del egocentrismo; ¿A quien quieres más, a papá o a mamá?. Cuando se trata de sentimientos, nos referimos a las emociones. Estas no entienden ni de cantidades ni tampoco de categorías. Ocurre lo mismo con Gran Hermano; hay ediciones en las que te sientes más identificado con unos concursantes, y también hay momentos personales de la vida del espectador mejores que otros. Normalmente, una persona recordará más positivamente una edición de Gran Hermano si durante esos meses sus circunstancias personales han sido más positivas que en tiempos anteriores.

Intentando dejar todos estos agentes a un lado y cogiendo la mano de mi propio criterio, creo que desde Gran Hermano 11 no me lo pasaba tan bien con este programa. Quizás porque no sentía tanta pasión por un concursante desde que Indhira cruzó la puerta de ese confesionario para abandonar la casa para siempre.

Para que negarlo; Paula me ha enamorado y ha logrado que esa vehemencia mía que desapareció en GH11 volviera en esta ocasión.

Gran Hermano 15: de las mejores ediciones de la historia

La hawaiana me llamo la atención desde la gala de presentación. Sentí vergüenza pero ninguna sorpresa al leer los comentarios que los espectadores lanzaban en las redes sociales durante los primeros días de esta edición. Todos, o al menos la gran mayoría, tenían un claro objetivo: reírse de esta concursante sin esperar si quiera diez días para poder tener una base mínimamente potente para poner en tela de juicio a cualquiera de los participantes de este año. Fue este motivo el que hizo que me posicionase tan rápidamente a su favor, cuando aun no me convencían muchos aspectos de su personalidad, y es que durante los primeros siete días Paula me sacó de mis casillas en muchos momentos; pero jamás pude criticarla, porque para bien o para mal, era la única que estaba generando una trama en la casa y con ella comentarios en los espacios donde hablan de este bendito formato. No podía convertirse Paula en la primera expulsada por nada del mundo: todos se reían de ella en las redes, su pareja de concurso se fue por la puerta de atrás y se vió obligada a exponerse a la decisión del publico sin la oportunidad de intercambiarse por otro compañero, y encima era la única concursante que por las mañanas se ponía a bailar como una posesa en el jardín mostrando unas ganas máximas de exprimir esta experiencia. Expulsarla tan pronto era un error que un amante de este concurso no podía permitirse. Había que salvarla y echarla cuando sus neuronas no dieran más de si, que no sería muy tarde. Salió Paco, misión cumplida. La de Hawaii podía seguir generando buenos momentos hasta que sus compañeros espabilaran un poco y diesen algo más de juego.

Gran Hermano 15: de las mejores ediciones de la historia

Pero llegó Lucía, y la verdadera Paula salió a la luz. Esa idea de eliminarla se le iba esfumando a uno de la cabeza. Ahora había que mantenerla, al menos hasta que otros cuatro concursantes pagaran por haber hecho tan mal las cosas. Había prioridades en la lista de candidatos para abandonar la casa, y siendo sensatos, Paula había ganado muchos puntos mostrando una madurez que nadie esperaba de ella. Algunos nos dimos cuenta de que a pesar de su desastroso comienzo, Paula podía contar con opciones para volver a la competición que termina en el pódium que sostiene el maletín. Le costaría muchísimo, porque era la que más detractores tenía (después de Lucía, Omar, Alfredo y Vitín), pero si seguía haciéndolo igual de bien y demostrando con actos esas palabras que pronunciaba en el confesionario, entonces sí tendría posibilidades de lograr el triunfo.

Gran Hermano 15: de las mejores ediciones de la historia

Y Paula cumplió. Nos regalo momentos cargados de positividad e ilusión a través de valiosas muestras de superación. Se tomó los baches con optimismo, y jamás se quejo de los elementos con los que tuvo que lidiar dentro de esta aventura. No se vino abajo ni ante el abandono de su compañero, ni ante la imposición de su nueva pareja de concurso. Supo venirse arriba y llegó a la conclusión de que por encima de Omar y de todo lo que le causaba sufrimiento estaba su sueño de ser concursante de Gran Hermano. Lo vivió a tope, construyo nuevos lazos de cariño y no miró atrás ni para coger impulso. Fiel a si misma, a su locura y a su forma de ver la vida supo ganarse a todos los que en un principio poníamos en duda su capacidad para saber ver más allá de banalidades y cosas superfluas. Paula se instaló en nuestro corazón y consiguió que miles de personas conectaran con ese botón que se pulsa para encenderse y cambiar el pesimismo por la ilusión, superando semana a semana nominaciones complicadas y llegando a una recta que solo podía ganar ella. Paula se ha convertido en la ganadora más joven de la historia de este programa, demostrando que el único secreto para ganar Gran Hermano radica en ser uno mismo, arriesgándose con ello a alcanzar la gloria o a salir por la puerta de expulsión. Ella apostó y a parte de hacerse con la victoria, también se hizo con el cariño de millones de personas.

Gracias Paula por haberlo dado todo y por hacer de la decimoquinta edición de Gran Hermano un tesoro que jamás olvidaremos. Sonrisas infinitas que siempre estarán en nuestros recuerdos. Eres grande.

Comentarios

Necesitas ser usuario registrado de FormulaTV.com para comentar en este blog. Conéctate o haz clic aquí para registrarte

logo noxvo  Comunidad de blogs de televisión FormulaTV | Aviso Legal | Publicidad