Ir a FORMULATV

Análisis: 'El Internado' 5x06 - "El vampiro"

Jueves, 25 de Junio de 2009 03:25
 

Desde hace algún tiempo, "El vampiro prometía ser un capítulo, cuando menos, interesante. Precisamente por eso me ha sorprendido gratamente que no solo cumpliese la promesa e hiciese justicia a las expectativas, si no que además las superase. Hacía mucho tiempo que un capítulo de esta serie no me dejaba tan satisfecho.

A estas alturas, es muy sano y recomendable dar por asumido que 'El Internado' nunca remontará la calidad de la que gozaba en sus temporadas iniciales, pero al menos todo apunta ahora a que tendremos la oportunidad de degustar una recta final que, si bien no merecerá ser calificada de antológica, estará a la altura de las circunstancias.

¿Qué ha hecho "El vampiro" para provocarme un cambio de opinión tan repentino y calibrar la balanza hacia el optimismo? En lugar de responder a esta pregunta retótica con algún ridículo chiste sobre sangre, prefiero animar al lector a seguir leyendo con el clásico e infalible "Pasen y vean"...

No me encuentro en posición de quejarme: Héctor, uno de mis personajes favoritos, interpretado por un actor merecedor de la misma calificación, está recuperando progresivamente el protagonismo perdido en la última temporada. La inminente muerte (aunque por culpa de los desesperadamente disparatados 'Archivos secretos' sepamos a ciencia cierta que esta no llegará a producirse) es el resorte que impulsa a actuar a Héctor, el detonante que le ha permitido abrir los ojos y ubicarse de nuevo en el eje del entramado.

Por otro lado, en parte parejo a esto, el personaje de Noiret está alcanzando en esta parcela de episodios el cénit de su ciclo, y a diferencia de en el caso de Camilo, son demasiados los que ya saben de su impliación en el Proyecto Géminis, por lo que me atrevo a lanzar una arrisgada afirmación: Noiret no

sobrevivirá a esta temporada. Cierto es que aventuré exactamente lo mismo en la 4ª, y no resultó precisamente acertado.

Otra importante baza a favor de este capítulo es la reincorporación de las sorpresas de interés, elemento imprescindible dentro de la serie que llevaba descuidado desde hacía tiempo.

A lo largo de "El vampiro" se pueden presenciar múltiples golpes de efecto que, a pesar de estar cuidadosamente elaborados e hilvanados, como contrapunto son musical y escenográficamente maltratados y mutilados, mermando así el valor que deberían tener.

En lugar de impactantes y espontaneos planos que desvelen irremediablemente el hallazgo en cuestión, se recurre a descubrimientos graduales y previsibles a corto plazo. Curiosamente, cuando es esta técnica la que debería ser empleada, se lleva a cabo mediante la mencionada en primer lugar, y viceversa.

Para ejemplificar, me refiero a situaciones como la revelación de que el policía forma parte de Géminis o que Lucía es la cuarta huérfana, sorpresas que pasan desapercibidas a consecuencia de esa mundana y banal despreocupación, cuando deberían ser muy tomadas en cuenta.

Así mismo, no puedo evitar pensar que, de haberse producido estos descubrimientos en la 2ª ó 3ª temporada, ambas secuencias habrían gozado de un nivel tajantemente superior.

No obstante, a todas luces el efecto más gratificante de "El vampiro" es la embriagadora, balsámica y añorada sensación de incertidumbre, inusitada también desde hacía mucho tiempo, a la que nos abandonamos una vez concluída la emisión.

Nadie alberga la menor idea de qué podrá sucederle a Victoria (aunque presumiblemente huirá de algún modo incoherente y precipitado), quién envía las cartas de los reyes a Camilo y Noiret (aunque, también presumiblemente, se trate de María o Hugo), ni qué ocurrirá a tan solo 3 días del final del curso (en este caso no hay nada de lo que presumir), pero a mí personalmente tampoco me importa: me conformo con pensar en que ahora mismo, ¡por fin!, tengo dudas, que confío serán resueltas próximamente.

Interpretaciones:

El capítulo se lo han llevado los mismos de siempre, con alguna salvedad y novedades en los principales puestos: Carlos Leal (Noiret), Natalia Millán (Elsa), Amparo Baró (Jacinta), Luis Merlo (Héctor), Pedro Civera (Camilo), Lola Baldrich (Lucía) y Marta Torné (María).

Raúl Fernández (Fermín) y Marta Hazas (Amelia) son actores que han demostrado poseer dotes leves para la interpretación, intermitentes en el caso del primero y mayormenta nulas en el de la segunda, a pesar de que los personajes de ambos cuentan con numerosas oportunidades de lucimiento.

Los 5 mejores momentos de "El vampiro":

El tatuaje intermitente:

Si bien, por las razones que ya he expuesto con anterioridad, este momento no goza de la intensidad requerida, ha sido clave, y se trata sin lugar a dudas del descubrimiento por excelencia del capítulo. La identidad de la 4ª huérfana era un misterio que arrastrábamos desde la 2ª temporada, y se debe a eso precisamente el que no me convenza la indiferencia con la que han enfocado el hallazgo. Tras una noche de pasión desenfrenada, durante la que inexplicablemente Héctor no repara en ningún momento en el tatuaje, acierta a verlo cuando Lucía está dormida. El error de no esocnderlo en el primer plano, subestimando así a los espectadores mínimamente avispados, consigue que cualquier exclamación de sorpres parezca fuera de lugar.

Habitación con aire acondicionado:

Si bien otras semanas prefiero indignarme ante la precipitada conclusión del capítulo, en esta ocasión no puedo por menos que darme con un canto en los dientes. Toda una colección de cliffhangers... decentes, uno detrás de otro, que consiguen dejarte con la miel en los labios. Versando sobre la escena final en sí, donde Victoria es retenida en la cámara frigorífica destinada a recopilar cadáveres, he de decir que considero impescindible, aunque al mismo tiempo imposible, que este muriese. No porque tenga nada en su contra, si no porque el ya olvidado Cayetano no es ni por asomo suficiente para mantener latente la amenaza de la muerte. Si pretenden que el espectador tome en serio a Camilo y Noiret, y garantizarles la credibilidad que todo villano despiado precisa, es vital que un personaje principal fallezca a sus manos a la de ya.

Maltratador es decir poco:

Los flashbacks de Noiret, primordialmente el segundo, nos permiten dibujar con mayor precisión el esquema psicológico del personaje, que ha ascendido varios grados de complejidad. Jackes Noiret parece caracterizarse por una constante bipolaridad, que le empuja a abogar por la humanidad o inhumanidad según la ocasión lo precise. Está dispuesto a ahogar a su mujer, haciendo gala de una frívola indiferencia, para segundos después derrumbarse, abrumado por su acto.

Falsas esperanzas:

La escena de apertura del capítulo juega con las emociones tanto de los personajes como del espectador, y a pesar de que esto no resulte lo más mínimo novedoso, nunca se había alcanzado este término. Es interesante cómo únicamente la aparición de Noiret logra perturbar la felicidad del grupo de investigadores, truncando la esperanza en desolación. La escena ganaría muchos puntos si hubiesen enfocado el descubrimiento de que el policía pertenece a Géminis con mayores pretensiones.

Trío de reyes:

A diferencia de otros asuntos y de otra índole, esta secuencia sí es abordada desde la obligada oscuridad que debería rodear cada uno de los misterios de esta serie, por lo que se ha ganado mi beneplácito. No me hubiese disgustado lo más mínimo, y de hecho me hubiese conformado, que el capítulo finalizase con Camilo y Noiret abrumados por el descubrimiento de dos nuevas cartas, ambas reyes de la baraja. A lo largo de las dos últimas temporadas, en muy contadas ocasiones hemos disfrutado del privilegio de sentirnos tan desconcertados como esta escena nos ha permitido.

Conclusión:

Este capítulo simboliza la corroboración definitiva de que 'El Internado' se levanta y sigue luchando, a pesar de que la batalla esté perdida de antemano. Afortunadamente, cuenta con la ventaja (llamémoslo "comodín" para no abandonar el registro metafórico de las cartas) de fingir no ser consciente de ello, lo que le permite esforzarse con mayor ahinco.

Tenemos constancia de que las volubles incógnitas, obviando el hecho de que se perdió el interés por ellas, tanto en el caso de los espectadores como de los guionistas, hace mucho tiempo, optarán preferiblemente a resoluciones muy ambiguas, y eso cuando menos. El versátil desenlace de 'El Internado' está cada día más cerca, y de los próximos capítulos dependerá el que esté a la altura de las espectativas actuales o no.

Información relacionada

Series

El internado

 

Comentarios

Necesitas ser usuario registrado de FormulaTV.com para comentar en este blog. Conéctate o haz clic aquí para registrarte



8 comentarios

tvcine 14/07/2009 14:04
como se crea un blog¿?¿
dreams_17 08/07/2009 19:20
para mi ha sido todo un descubrimiento ver a carlos leal actuando..antes nunca me haia fijado en el y hora se ha convertido en mi persobnaje preferido junto con camilo pedro civera y fermin raul fernandez de pablo (LL)
samureta 27/06/2009 21:21
discrepo en tu afirmación de que raúl sea un actor limitado. sólo hay que revisar la serie para darnos cuenta de las grandes interpretaciones que raúl nos ha dado en esta serie. puede entender que te gusten luis merlo, natalia millán, amparo baró. pero eso no significa menospreciar el talento del resto de actores. actualmente raúl se ha converytido por méritos propios en el protagonista de la serie y todo ello a pesar de ser uno de los secundarios de la misma.
FermariaRules 27/06/2009 15:35
Me encantaría entender a qué te refieres exactamente con "todo lo contrario". Sinceramente, veo en mucha gente una tendencia a destacar siempre los mismos nombres, independientemente del trabajo que hagan en la serie. Natalia y Amparo Baró, por ejemplo, son grandísimas actrices pero en la serie han demostrado muy poco, porque el guión no les ha dejado. Luis Merlo ha estado dos o tres temporadas sin destacar ni para bien ni para mal, con un personaje desinflado. Pero siempre se les nombra, SIEMPRE. En cambio, un actor como Raúl, con su trayectoria y con todo lo que ha demostrado aquí, se le equipara con Marta Hazas y se le pone por debajo de Lola Baldrich, que cada vez que aparece, da una patada al buen gusto interpretativo. No va por ti especialmente Avataryl, es un comentario en general. Respeto que haya gente a la que no le guste el trabajo de Raúl, pero parece que hay ocasiones en que hay que ponerle por debajo para destacar a otros, cuando repito, Raúl ha dado unos momentos interpretativos dignos de elogio en la serie y que no se han reconocido nunca porque no tiene ni el nombre de Merlo o Baró, ni el físico de Yon o Martín Rivas.
Avataryl 27/06/2009 14:43
Coincido en que en muchos momentos sabe destacar, y se le notan todas las tablas que tiene a sus espaldas, pero en otros momentos todo lo contrario. No obstante, creo también que pocos actores podrían haber seleccionado con mayor acierto para inerpretar a Fermín, le viene como anillo al dedo a Raúl Fernández.
FermariaRules 27/06/2009 12:10
¿Raúl Fernández tiene leves dotes para la interpretación? Alcanzo a entender tu fascinación por Luis Merlo o Pedro Civera, pero lo cortés no quita lo valiente. Raúl Fernández ha sido el protagonista de algunos de los mejores momentos de la serie a nivel interpretativo, y ponerlo por debajo de Lola Baldrich o a la altura de Marta Hazas me parece, sinceramente, casi un insulto.
martinyfelix 26/06/2009 01:35
Estupendo análisis. No tengo más que decir.
carlinter_76 25/06/2009 03:40
Excelente análisis del episodio, como de costumbre Héctor, te felicito por el mismo. Este capítulo yo lo considero de los mejores de la temporada sin lugar a dudas, lleno de intriga por doquier, sobre todo en el final del capítulo con unos golpes bastante buenos. Esperemos que el Internado siga gozando de capítulos de tan buena salud. Saludos
  Comunidad de blogs de televisión FormulaTV | Aviso Legal | Publicidad